Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 17 de marzo de 2010

Grafología Laboral

El estudio de la Grafología se inició en Francia en el siglo XIX. A partir de allí comenzó a utilizarse en diferentes ámbitos, entre    ellos se encuentra el laboral. Basándose en estadísticas, la grafología en selección de personal ha ido evolucionando y hoy cada vez son más las empresas que  la utilizan en el proceso no solo  de selección sino también de reubicación del personal.
La Grafología Laboral se especializa en determinar, a través del análisis de una carta manuscrita, cuál es el candidato que reúne las mejores condiciones técnicas y de personalidad para cubrir un determinado puesto de trabajo. Su objetivo es conocer las aptitudes, motivaciones y comportamientos de los aspirantes para determinar si se adecuan o no al puesto que se debe cubrir.   
  Una de sus ventajas es, sin lugar a dudas, el ahorro de tiempo   que supone el poder evaluar a la persona sin que sea necesario que esté físicamente presente. Otra de las ventajas es la rapidez, especialmente en una búsqueda masiva donde sería imposible alcanzar tal celeridad mediante otras pruebas selectivas de descarte.  La rentabilidad en el costo es otro de los beneficios, dado que, por sí misma,  informa de manera sintética o exhaustiva sobre los componentes más reveladores de la personalidad y la interrelación que existe entre ellos. Cada uno de los componentes aporta datos sobre determinados aspectos de la persona y los resultados de sus interrelaciones proporcionan una visión global de la misma.  De esta manera, los componentes relacionados con el intelecto revelan cómo piensa la persona; los componentes emocionales dan a conocer  la manera de sentir; los componentes de relación y comunicación permiten determinar la forma en que actúa y la interrelación de todos ellos da a conocer  cómo trabaja.
 Para realizar el informe grafológico es necesario disponer de un escrito – preferentemente una redacción espontánea - realizado con bolígrafo, de por lo menos quince renglones; al finalizar el escrito, la persona debe firmar, aclarar la firma y colocar la fecha.  La hoja de papel debe ser blanca y sin pautar.
El informe  grafológico aporta datos como el nivel intelectual del candidato, el estilo de trabajo, la forma de relacionarse con la autoridad y con los compañeros; el equilibrio emocional; el nivel de atención, el grado de ansiedad, la capacidad  para trabajar bajo presión, el grado de confiabilidad, la habilidad para liderar, la aptitud para trabajar en equipo,  la voluntad y perseverancia así como la responsabilidad en el cumplimiento de la tarea,  la motivación para aprender y progresar profesionalmente.  
 A la  hora de buscar un perfil profesional es necesario determinar junto con la empresa las características tanto técnicas como psicológicas que el candidato debe poseer. 
Por ejemplo, en el perfil psicológico  de un directivo se deben  tener en cuenta, entre otras, las siguientes características:
ü     Nivel de inteligencia
ü     Dinamismo
ü     Objetividad
ü     Dotes de mando
ü     Visión de futuro
ü     Capacidad  de comunicación
ü     Empatía
ü     Diplomacia
  Desde el punto de vista grafológico se deben considerar:
ü     Nivel de inteligencia: formas originales, inclinada, uniones altas, puntos de las íes ligados a la letra siguiente, rapidez en los trazos, presión firme.
ü     Dinamismo: escritura rápida, inclinada, letras ligadas o agrupadas, margen derecho pequeño, firma situada a la derecha del texto.
ü     Objetividad: márgenes ordenados, dimensión mediana, inclinación vertical, dirección de líneas horizontal, barra de “t”  centrada, puntuación precisa, cohesión agrupada, firma centrada.
ü     Dotes de mando: mayúsculas altas, barras de “t” altas sin sobrepasar el hampa, tensión firme, presión más acentuada en los trazos verticales, firma de mayor tamaño que el texto.
ü     Visión de futuro: formas sobrias, simplificadas, letra inclinada, rapidez en los trazos, margen izquierdo grande, margen derecho pequeño, firma a la derecha del texto.
ü     Capacidad  de comunicación: letras inclinadas, óvalos levemente abiertos por la derecha, guirnaldas, cohesión ligada o agrupada, margen derecho pequeño.
ü     Empatía: formas curvilíneas, óvalos levemente abiertos por derecha, inclinación  ligeramente variable
ü     Diplomacia: escritura curvilínea, con algunos trazos filiformes, óvalos cerrados, firma centrada.
Entre los distintos puestos subordinados que podemos hallar en un organigrama de la empresa, se encuentra el administrativo.
 Dentro del perfil psicológico del administrativo (con tareas variadas) es necesario tener en cuenta las siguientes características:
ü     Capacidad de organización y planificación
ü     Nivel intelectual - Dinamismo mental
ü     Constancia en el trabajo
ü     Capacidad de análisis
ü     Facilidad de relación y negociación (cuando el puesto requiere el trato con clientes)
 Desde el punto de vista grafológico se debe tener en cuenta:   
ü      Capacidad de organización y planificación: buen encuadre del texto en la hoja, márgenes ordenados, legibilidad, escritura limpia, formas curvilíneas.
ü     Nivel intelectual – dinamismo mental: formas originales, simplificadas, rapidez en los trazos, ligados en zona alta, presión firme.
ü     Constancia en el trabajo: formas cuidadas, velocidad pausada a normal, presión firme, regularidad en todos los géneros gráficos.
ü     Capacidad de análisis: formas simplificadas,  dimensión pequeña, decreciente, presión firme,
ü     Facilidad de relación y negociación (cuando el puesto requiere del trato con clientes): formas curvilíneas, inclinada, margen derecho pequeño, apertura de los óvalos hacia la derecha, finales  hacia la derecha.
  Para finalizar, resulta interesante considerar que la aplicación de la Grafología Laboral se está convirtiendo en una realidad habitual dentro del mundo empresarial. Cada vez son más los departamentos de recursos humanos que perciben los beneficios de esta disciplina y deciden adelantarse en su uso a sus competidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada